La revolución TOM FORD

Tom Ford es polifacético.

Arquitecto, a veces director de cine y, finalmente, diseñador de moda vocacional con la marca homónima: TOM FORD. 

James Bond vestía de Tom Ford. Cuando Daniel Craig toma el relevo del carismático personaje en las ultimas tres películas de la saga, es la mano experta de Tom Ford quien diseña los memorables trajes. Impecable.

El estilo de Ford es limpio, sobrio. Prefiere los tonos-base neutrales -blanco y negro- con ligeras variaciones de grises, crema, marrones. A veces, se permite jugar con varias texturas: charol, terciopelo, incluso el denim que se ha dejado ver en las más recientes colecciones. Tom Ford incorpora a sus propuestas tonos metálicos, como es el plateado, para versionar sus diseños. Propuesta novedosa y atrevida, que antes se había visto tan sólo en las colecciones de otro gran nombre de la moda: Paco Rabanne.

Su visión de arquitecto aprendida en la neoyorquina Parsons The New School for Design hace que su percepción de las formas se vea reflejada en todas sus creaciones. Para Ford, prima la simetría.

Ford empieza diseñando exclusivamente para ellos. Una linea masculina, potente. Se trata de una linea de ropa, zapatos y complementos para hombres, que está altamente cotizada entre los conocedores de tendencias.Todos sus diseños muestran equilibrio, marcando cintura y potenciando hombros. Como arquitecto, necesita el equilibrio en sus diseños. La calidad de las prendas de Tom Ford es exquisita, son prendas de lujo. La selección de tejidos y materiales es muy cuidada.

Cuando incorpora la linea de diseño para ellas, Tom Ford se muestra pulcro. En la linea femenina, consigue armonizar la elegancia y el estampado de inspiración animal (cebra, guepardo) y, de esta manera, la imagen de la mujer que viste de Tom Ford es instintiva, sublime. femenina.

Ford admitía que ,,no hay nada más inspirador y bello, que una mujer segura de si misma» . Así que viste a las mujeres de auto-confianza.

El atrevimiento de Tom Ford no se deja en penumbra, ya que rasgo característico de sus diseños es la sexualidad elegantemente explicita. Es una verdadera revolución del entender de la moda.

Tom Ford es un espíritu ávido de conocimiento.

Su paso por Gucci no deja de arrojar polémica. Estando a la cabeza de la dirección creativa de la marca italiana, consigue dar una nueva cara a toda la marca. Es bien sabido que sus propuestas atrevidas, en tonos negros, tejidos duros y formas angulares chocaban mucho con la imagen habitual de Gucci. Tonos más suaves, acabados blandos y formas curvilíneas. Ford se impone, reinventa incluso el logotipo de Gucci y da un nuevo valor a la marca. Gracias a Tom Ford, Gucci revive.

En Yves Saint Laurent, por entonces llamada Rive Gauche también, Ford cumple una labor titánica. Propone las gafas con montura de pasta y gana el premio al vestido del año en 2004. Sus campañas con sugerente contenido sexual denotan creatividad y el revolucionario Tom Ford se atreve con los desnudos. Tom Ford lanza el perfume Opyum para la marca Yves Saint Laurent. Me atrevo a confesar que es uno de mis preferidos.

Tom Ford consigue englobar la experiencia adquirida en Gucci y Saint Laurent y, sin limite alguno, da rienda suelta a sus ideas con su propria casa de moda. Sus colecciones no dejan de crear expectativa actualmente.

Y, si su faceta de arquitecto se ve reflejada en sus diseños cada vez, el director de cine Tom Ford también impresiona. Tan solo dos películas, Un hombre soltero en 2009 y Animales nocturnos en 2015, pero ambas nominadas y galardonadas en festivales de cine internacional. Se trata de dos adaptaciones de novelas sobre temas de la sociedad actual, dramas, que bajo la dirección del cineasta Tom Ford, adquieren luz propria. Altamente recomendables. No  podría elegir entre leer las novelas y ver las películas.

Tom Ford, como diseñador de moda, arquitecto y cineasta resulta ser un inconformista con un potencial deslumbrarte.

La revolución TOM FORD está en todo lo que éste toca.

 

 

 

 

 

Un comentario de “La revolución TOM FORD

  1. Pingback: La fantasía de Roger Vivier: el tacón de aguja - Los Secretos de Claudia

Los comentarios están cerrados.